VOICE – Nuevos comienzos

On 14 mayo, 2018 by Gloria Viseras

Hace tiempo que no escribo. Ando absolutamente desbordada con temas personales que afortunadamente se van resolviendo, trabajo, proyectos … Llevo una temporada que no me da la vida.

Sin embargo, no quería dejar de escribir sobre la Conferencia Final del Proyecto Erasmus+ “Voices for truth and dignity”, celebrada hace unos días cerca de Colonia, en un antiguo seminario religioso reconvertido en hotel para convenciones y eventos.

Kardenal

En una espectacular sala blanca, 135 personas de 16 países sentados en diferentes mesas. En el escenario dos mesas altas y tres taburetes vacíos.

Tras unas palabras del presentador se hace el silencio.  Pasan unos segundos y se levanta una mujer joven en una de las mesas y dice una frase en flamenco que no entiendo pero que transmite una fuerza arrolladora.  Se sienta.  Se levanta un hombre más maduro en el otro extremo del salón y cuenta con varias frases en inglés su experiencia como niño deportista abusado y lo que pasó tras desvelarlo.  El silencio en la sala mientras habla es ensordecedor. Se sienta. Se levanta una jovencísima muchacha en otra mesa y nerviosa, con un hilo de voz apenas audible, dice: “Mi voz me puso a salvo”. Se sienta.  Piel de gallina. Otra mujer más mayor se levanta y habla en alemán. Se sienta. Y así, uno tras otro, 18 de las 72 “voces” del proyecto alzan la voz y piden ser escuchados en inglés, alemán, belga, esloveno, danés y español.  De todas las edades,  de los dos sexos, de varios países y de varios deportes. Piel de gallina. Voces que han dejado de ser “victimas” y se han convertido en “supervivientes”. 72 voces que han roto el silencio y que con su valentía y determinación están consiguiendo dar visibilidad a la realidad oculta de los abusos sexuales en el deporte. El cambio cultural se está produciendo por fin.

Las tres últimas voces en participar en la introducción fueron las de Karen Leach, nadadora irlandesa, Colin Harris, futbolista británico y servidora.  Los tres hemos trabajado en el proyecto como miembros del grupo de gestión y como embajadores. Uno por uno subimos al estrado.

Mi frase: “Cuando era niña, era mucho más fácil para mi sonreír y decir que estaba cansada que contar lo que me estaba haciendo mi entrenador”

Karen, Colin y yo hablamos entonces sobre nuestra participación en el proyecto y lo que ha significado para cada uno de nosotros. Comparto mi intervención tal y como la hice, en inglés.

***

Good morning

In February 2015, I was invited to speak at the “Sport Respects your Rights” Final Conference in Vienna. I was in the middle of a very difficult disclosing process due to the re-victimization I was suffering in my country. Speaking in public about my experience as a kid after more than 30 years of silence terrified me.  To be honest, I would still much rather go on stage to do flips … if I still could.

I Vienna, I met Mike, Bettina and Gitta (I also met Mr. LeLosteque and some other people in this room today). Mike told me about his idea for an ERASMUS+ Project. A research project centered on the experiences of those who have suffered sexual violence in sport: the goal was to listen and to understand why and how abuse happens in sport and this could only be done by listening to those affected. Simple but not so simple.

At one point Mike and Bettina told me … LOOK.  Mr. LeLosteque is here and he seems interested in listening. You should talk to him.  So I did. Mr. LeLosteque and I spoke for hours over dinner. I felt listened to, acknowledged and supported. Thank you for that Yves, It was on that day that I understood the true meaning of the word “empowerment”.

I reported back to Mike and Bettina.  I felt that there was great interest at the Commission about the topic.  Mike asked Bettina to lead the project from the Cologne University and then Gitta joined to support her.  I was delighted when they asked me to be part of the Steering Group.  My role was to provide the “voices” point of view in the decision-making processes. A huge honor for me.  Sheila and Kevin, from the NWG Network, were also in the steering group and two very important voices, Karen and Colin, joined about half way through the project.

I remember the first Steering Group Meetings with Mike, Bettina, Gitta, Sheila and Kevin, and the first meetings with the researchers. We had so many doubts regarding whether we would find “voices” willing to participate and many many concerns about providing safe environments for them to tell us their painful experiences without triggering more trauma.  How do we find people willing to participate? How can we keep them safe?  How can we ensure confidentiality?  How do we support them if we trigger flashbacks or distress?

And then, something really special happened. The “voices” started coming together and getting involved.  We were being heard in conferences and events. Some of us are now leading child protection in sport projects, some have founded their own charities and others are working with local and European governments on policy development.

72 voices from the UK, Germany, Belgium, Spain, Denmark, Austria, Slovenia and Ireland.

24 of them are here today.

We would have never imagined these numbers at the beginning.

And these voices are promoting real change in sport.

I have mixed feelings.  I do not want VOICE to finish. I often say that we will only be able to effectively work on prevention if, and only if, we manage to understand the dynamics that allow abuse to happen in sport. Voice has provided this understanding by studying the experiences of those affected and this will tremendously help on prevention in the future.

But VOICE has done something else. VOICE has helped people. Some have verbalized the abuse for the first time in the “voice” interviews, so taking the first step in their recovery.  The project has brought survivors together and the connection has been deep and very powerful. Voice has helped us understand how strong our voices are and how much we can help others by using them.

We have felt safe and supported and that is also very important.

I thank the universe for bringing all these people into my life. A lot of you have become dear friends and these friendships will last for the rest of my life.

I hope I have done a good job representing all the voices through the project.  Sure! It has been a lot of work but I can assure you that what I take home with me today is A LOT MORE than what I have given.

 “Our story defines us if we deny it. But when we take ownership of our story, something magical happens. We get to change it and write a brave new ending”

***

El resto de la conferencia fue una fantástica combinación de resultados objetivos del proyecto, más voces, paneles con gestores deportivos, más voces, proyección de los vídeos producidos por el proyecto y hasta una obra de teatro basada en tres historias reales de abuso en el deporte que se presentará ante jóvenes adolescentes.

Ya no somos víctimas. El reconocimiento del daño es importante para nosotros pero no queremos quedarnos ahí. Queremos que se nos tenga en cuenta y participar activamente en los trabajos necesarios para cambiar las cosas y que ningún deportista tenga que sufrir lo que nosotros sufrimos.  Yo estoy haciendo realidad ese deseo y por ello estoy enormemente agradecida.  Estoy orgullosa de poder cambiar la tremendamente dañina experiencia que sufrí de niña en algo positivo que ayude a que ningún niño, niña o adolescente sufra abusos de ningún tipo en el deporte. Esto es maravilloso.

image3

Agradecemos a la Unión Europea que financie un proyecto como este. Hay investigadores que llevan 20 años alertando sobre entornos deportivos de riesgo y sobre los abusos que han sucedido impunemente durante años en el deporte. VOICE comenzó antes del #MeToo, del #MenToo y antes del #Cuéntalo.  Unidos a estos movimientos Voices for truth and dignity ha dejado de ser un proyecto Erasmus de investigación y se ha convertido en un movimiento contra el abuso sexual en el deporte y todo gracias a un hombre, Mike Hartill, que tuvo el sueño de unir a supervivientes para dar visibilidad a este crimen oculto y así poder prevenirlo. Gracias Mike por tu valentía, por remar incansablemente contra corriente, por creer en este proyecto y en nosotros y no desfallecer hasta hacerlo realidad. Gracias porque con tu trabajo y profesionalidad has ayudado a tanta gente. El mundo necesita más hombres como tu.

Gracias también a Bettina Ruloffs que con su liderazgo tranquilo y amable ha conseguido sacar adelante un proyecto tan difícil. Gracias a Gitta Anxmann por su trabajo coordinando a todo el mundo; a Sheila Taylor y Kevin Murphy que han aportado tantísima experiencia por su trabajo con victimas de abusos y explotación infantil. Gracias también a los investigadores, Tine, Jan, Montse, Rosa, Mojca (y de nuevo Bettina y Mike en su rol de investigadores) y a todos los socios y miembros del consorcio.

GRACIAS a todos los supervivientes que tan valiente y desinteresadamente han participado en este proyecto. Nuestras voces suenan hoy alto y claro como una sola voz atronadora contra el abuso sexual en el deporte.

Gracias especiales a mis nuevos amigos del alma, Karen y Colin. Conoceros ha sido un gran regalo de VOICE y os habéis convertido en parte importante de mi vida.

Voice ha sido una gran experiencia que jamás olvidaré, pero como dice Karen: “Esto no es más que el principio”.

Únete a nosotros 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *