La “reputación digital” de una superviviente de ASI

On 8 marzo, 2014 by Gloria Viseras

Algunos de mis amigos más cercanos sabéis que llevaba un tiempo en paro. Siempre he pensado que poner información sobre mi carrera gimnastica en mi currículum me beneficiaba en la búsqueda de trabajo porque de todos es sabido lo responsables, trabajadores, comprometidos  y disciplinados que somos los exgimnastas.  Sin embargo, cansada de mandar currículums durante este último año, decidí enviárselo a unos amigos para que me aconsejaran.  Mis amigos son expertos en todo lo que tiene que ver con estrategias digitales.  Hacen estudios para empresas y les aconsejan sobre como mejorar su estrategia en la red.

Cual fue mi sorpresa cuando me dijeron que actualmente tengo un grave problema de “reputación digital”.  ¿Y eso que es?  Pues eso, señoras y señores, es que cuando la gente ve en mi currículum que fui gimnasta olímpica, sienten curiosidad y meten mi nombre en Google.  Y lo que se encuentran en Google no es que tengo una doble licenciatura Cum Laude en Comunicación y Filología Inglesa por una Universidad Norteamericana.  No sale que además de Español e Inglés, hablo correctamente Alemán ni que tengo experiencia laboral internacional para dar y tomar.  Hay que buscar mucho para encontrar mi experiencia de trabajo en la N.A.S.A o los detalles sobre mi experiencia en áreas de gestión de equipos, gestión de proyectos, documentación, marketing y hasta en el área comercial en grandes empresas del sector de las tecnologías.   Por desgracia mi perfil de Linked in aparece muy abajo en los resultados de búsqueda de Google.  Hay que buscar mucho para poder encontrar incluso información sobre mis logros gimnásticos cuando era una niña.

Lo que se encuentra el que me busca en Google es que soy la que denunció por abusos sexuales a mi exentrenador y lo malo es que también encuentran los insultos, las injurias y las amenazas de un grupito de personas que le defienden.  “Es apabullante y asusta” – me dijeron mis amigos – “Echa pa tras”

Después de más de 30 años sin contacto con la gimnasia española, me reencontré con compañeras de entonces y pudimos hablar de lo que nos hicieron.   Me di cuenta de que había habido abusos físicos, psicológicos y sexuales posteriores a mi paso por allí.  Mi terrible historia dejó de ser “cosa mía” y entré en pánico.  Además fui consciente de que tenía testigos presenciales del abuso sexual y me di cuenta de que había pasado más de 30 años en vano pensando que nadie me creería si alzaba la voz.   Para rematar mi estado de angustia, me enteré de que esto se había denunciado en la Federación y ni siquiera se hizo una investigación para proteger a las menores.  Con todo esto tomé la decisión de interponer denuncia en la policía por temor a que los abusos sexuales continuaran ocurriendo a día de hoy en el mismo entorno en el que me habían sucedido a mi.  Mi decisión fue interponer denuncia sabiendo que el delito que se cometió contra mi estaba prescrito.  Sanar por fin de las secuelas del abuso podría haberlo hecho de manera privada y sin interponer denuncia formal y sobre todo sin exponerme a la tremenda revictimización que he sufrido durante los dos últimos años.  Pero consideré que mi deber moral era denunciar, pensando en esas menores que continuaban a cargo de mi abusador y su equipo de cómplices.

También tomé otra decisión:  la de no aparecer en medios de comunicación y dejar que la justicia se ocupara de ello en la más estricta confidencialidad como suele hacerse en estos casos de violencia de género y abuso sexual infantil.  Hablar en público de algo de lo que no había sido capaz de hablar ni en publico ni en privado durante más de 30 años no era, ni es, fácil para mi.

Y sucedió que las mismas personas que no respetaron ningún límite cuando yo era una niña, y alguno más que se ha subido “al carro”, tampoco respetaron el límite de mi privacidad tras mi denuncia en la Policía.  Y comenzaron los ataques.  Comenzó una trama orquestada contra mi para desacreditarme, insultarme y amenazarme.  Me llamaron desde mentirosa, a marrana pasando por toda una serie de improperios, injurias y amenazas humillantes.   La estrategia fue esta vez la que ha sido siempre: aislar a la víctima para quitarle credibilidad, amenazar, presionar … es decir … ignorar a las demás víctimas y atacarme a mi que he sido la que ha dado la cara formalizando denuncia.  Yo tenía clarísimo que las explicaciones se las había dado a la Policía y hubiera estado encantada de dárselas a un Juez.  Tenía clarísimo que no iba a entrar al trapo a contestar en redes sociales los insultos y las injurias de unos pocos.  Pero todo el mundo tiene sus límites y, cansada de tanto abuso, accedí a  participar en el Informe Robinson.   Por cierto,  ninguna de estas personas que me insultan estaba por allí cuando mi entrenador abusaba de mi.

Estoy tremendamente agradecida a los medios de comunicación que han entendido que su labor social ante esta lacra está muy por encima de las malditas exclusivas.  A los que no lo han entendido … ellos sabrán lo que hacen.  Esto no va de que un futbolista está triste porque la grada no le quiere.  No va, ni siquiera, como dijeron al principio, de que somos “unas flojas” y no aguantamos los rigores del alto rendimiento. Esto va de que a varias niñas se nos robó la infancia cuando estábamos a cargo de una institución federativa.  Esto va de mujeres que hemos sufrido mucho durante toda la vida como consecuencia del delito que un hombre adulto y consciente de lo que hacía cometió contra nosotras cuando éramos solo niñas inocentes.  Esto va de las mujeres que todavía a día de hoy luchamos por curarnos de las secuelas de su abuso.

Así que ahora tengo un grave problema de “reputación digital”.

¿Y sabéis que?  Que eso lo he solucionado rápidamente eliminando toda referencia a mi carrera gimnástica de mi currículum.  Y el primer currículum que he mandado SIN referencia a que fui campeona de España absoluta y gimnasta olímpica a los 15 años ha sido el que me ha facilitado la entrada en un nuevo puesto de trabajo.  Un currículum sin gimnasia, una entrevista, un trabajo.

No creo en las casualidades.

image

¿Terminaré renegando de haber hecho gimnasia?  Pues NO.  Digitalmente ya no soy Gloria Viseras, la que fué campeona de españa absoluta y olimpica con 15 años.  Para Google ahora soy Gloria Viseras la que denunció al seleccionador de gimansia por abusos sexuales. Y aun así estoy más orgullosa que nunca de lo que conseguí de niña a pesar de los abusos.  Y también estoy orgullosa de haber encontrado la fuerza para hacer lo que tenía que haber hecho hace mucho tiempo.  Después de tantos años, hoy se que mi desgracia no fue hacer gimnasia.  Mi desgracia fue que un desalmado se cruzó en mi camino.  Por desgracia los pederastas siguen cruzandose en el camino de un 23% de las niñas.  La gimnasia sigue siendo MI deporte y sigo amándola como aquel día en el que mis padres me llevaron a ver a Vera Cavslavska en los Juegos Olímpicos de México cuando yo tenía 3 años.

Yo vencí a mi monstruo cuando era una niña y hoy mi justicia es haber podido soltar este lastre y curarme de las heridas que el dejó y que, aunque tapadas con tiritas, continuaban abiertas después de 30 años.  Mi justicia es haber podido reencontrarme con personas que compartieron la infancia conmigo porque en ellas encuentro la fuerza para mi lucha. Mi justicia es mi familia y mis tres hijos maravillosos.

Mi justicia es ser feliz.

12 Responses to “La “reputación digital” de una superviviente de ASI”

  • Brava.
    Para mi y mis hermanas tu seras siempre aquella niña campeona de gimnasia y a partir de ahora también campeona en la vida.

  • Como bien escribes tu justicia es la familia, tus hijos y amigos que siempre han confiado y creido en ti como persona.
    Mis mejores deseos para que sigas siendo muy feliz.

    Un saludo Gloria

    • Muchisimas gracias Angel. Gracias por seguirme y gracias por tu apoyo. Espero verte algún día de nuevo.
      Un beso.

  • Te deseo mucha felicidad en tu vida y darte las gracias por denunciar a ese animal …has evitado q muchas niñas pasen por ese calvario..un abrazo valiente..

  • Magnífico análisis Gloria. Magnífica perspectiva… Hoy hablaba con una buena amiga y comentaba que iba a asistir a una conferencia en la que participas. No recordaba haber hablado con ella sobre tu caso. Me ha comentado que ha estado leyendo tu blog… Que escribes bien y que eres “sabia”. Estás influyendo en tu reputación digital… en positivo. Y en la vida de muchas personas. Bravo !!!! Felicidades !!!

    • Muchas gracias Carlos! Mi familia y mis amigos me dais mucha fuerza para luchar. Un beso enorme.

  • Te acuerdas los meses frios en Sofia, Bulgaria. Era hace mucho. Te acuerdas la montanya Vitosha, la nieve, la visita corta de tu papa Carlos, los entrenadores Rumen y su esposa, su hija, las amigas del equipo gimnastico de Bulgaria? Te mando saludos, declarando mi pleno apoyo a tu lucha. Momcil

    • MOMCHIL! Pero que alegría. Precisamente en estos días me he estado acordando muchisimo de vosotros (está siendo ahora el Cto de Europa en Sofia)y de mi tiempo en Bulgaria. SIempre lo cuento Momchil, en Bulgaria es donde empecé a ser consciente de lo que me había pasado en España. Rumen y Toni tenían un sistema de entrenamiento amable y motivador. Con Tedi mantengo mucho contacto a dia de hoy por redes sociales y con Rumen y Toni también he hablado por redes sociales. Espero poder volver a verles pronto. Con algunas de las gimnastas con las que compartí habitación allí me he ido encontrando a lo largo de los años. Ahora precisamente vendrá una de ellas a verme a Madrid. Recuerdo Vitosha y la nieve y el miedo que tenía yo a tirarme por allí en ese trineo. Tengo grandes recuerdos de mi etapa allí y siempre agradeceré a la gimnasia Bulgara lo que hizo por mi. Mi papi del alma falleció hace unos años sin saber nada del abuso que sufrí y le recuerdo cada dia.
      Un beso muy fuerte Momchil. Tienes planes de venir por Madrid? Me encantaría volver a verte.
      Un beso enorme y muchisimas gracias por contactar conmigo.

  • Hola Gloria, como ya te han dicho otros comentarios, eres una campeona pero no solo como gimnasta, de la vida. Ha sido un placer escucharte hoy en la jornada en Barcelona. Como ves yo tambien te he buscado en la red, desde la admiracion como superviviente que eres. Soy trabajadora social de salud mental, espero poder poner mi granito de ayuda a personas que hayan padecido ASI. Toda la jornada de FVB ha sido impresionante, pero tu intervencion, excepcional. Un beso grande!

    • Querida Patricia,

      Muchisimas gracias por venir a escuchar y por tus palabras.
      Necesitamos mucha ayuda de profesionales como tú. Te animo y te doy las gracias por involucrarte y trabajar para que los niños puedan crecer sanos y felices y para que las personas que lo sufrieron puedan sanar.

      Un beso enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *