Con Gloria Viseras, en el campeonato de España de gimnasia artística 2014

On 13 julio, 2014 by Gloria Viseras

Por Enrique Riaza.

Con un grupo de personas pertenecientes al mundo de la gimnasia artística el fin de semana pasado nos acercamos hasta  Valladolid para asistir al campeonato  de España. Entre ese grupo de personas cuya amistad me honra, estaba Gloria Viseras que me invita ahora a dejar por escrito mis impresiones personales sobre todo esto. Creo que debo hacerlo. Han pasado más de 30 años desde que nosotros participáramos en este tipo de campeonatos, y ahora desde la grada con el sabor a veces amargo y otras dulce de tantas cosas vividas, no creo que sea mal momento para lanzar algunas impresiones mías.

Coincidí con Gloria durante unos tres años, de mis catorce a los diecisiete  en el INEF, durante todas las tardes e incluso fines de semana o vacaciones. Siempre me llamaron la atención la elegancia y buen hacer de sus ejercicios como gimnasta. Su figura esbelta y su gracia cuando la gimnasia y el ballet estaban mucho más entremezclados que ahora en este deporte. No creo que esté de más recordar que fue campeona de España en el 80, y que nos representó como país en la Olimpiada de Moscú, junto con Irene Martínez y Aurora Morata.

A pesar de haber estado entrenando en el mismo espacio, al igual que la mayoría de mis compañeros de equipo, nunca intercambiamos ninguna palabra en aquella sala de entrenamiento y la única comunicación creo que sería la que cada uno pudiera comunicar con su cuerpo al ejecutar los ejercicios. La razón principal era que su entrenador les tenía absolutamente prohibida toda comunicación tanto verbal como visual con el equipo de los chicos. Aquel entrenador también jugaba su papel de jefe y supervisor del que me entrenaba a mí, Marco Antonio Vázquez, de modo que su criterio y su poder afectaba prácticamente a todo lo que se hiciera en aquel espacio.

Seguramente ahí hubiera acabado la cosa para mí, si no fuera porque por una de esas casualidades de la vida entré en contacto con Gloria, unos treinta años después de esos años vividos allí. La verdad es que tuve mis reticencias. No quería saber mucho de aquello, con una sensación que luego he comprobado que no era única, sino compartida por mucha gente que entrenó en aquellas circunstancias. Gloria me contó toda su vivencia de aquella etapa tan importante en la vida de una persona, como había sido objeto repetidamente de abusos sexuales por parte de su entrenador cuando ella era una niña , y que a pesar de su intención de denunciar todo aquello , los delitos ya estaban prescritos. Mi primera reacción, fue pensar que si nada se podía hacer, pues que lo mejor sería dejarlo estar, y que ese tipo de personas tan influyentes y tan rodeadas de poder no sé por qué razón suelen acabar resultando inmunes a la verdad de sus más abyectas bajezas.

Sin embargo no acabé con la conciencia tranquila ante esa idea de dejar estar las cosas que van contra los principios más elementales de la convivencia humana, como son el respeto y el sentido de la responsabilidad que debe exigirse a cualquier persona que tenga menores a su cargo. A veces en la inercia de la vida interesa mirar para otro lado para seguir tu camino, intentar progresar lo que puedas, sin detenerse a darte cuenta de que lo que está en tu camino es lo que hay. De modo que en poco tiempo me di cuenta que la actitud de Gloria de sacar a la luz aquella realidad que había permanecido oculta durante años era la que realmente conducía a resolver la situación y a evitar su repetición.

Después de la denuncia se vivieron muchas cosas que necesitarían un espacio aparte, pero que resumidamente serían, que la denuncia quedó desestimada por prescripción del delito  y que hubo más testimonios y denuncias de otras gimnastas de la época, relatando también haber sido víctimas de abusos, de modo que no se trataba de hechos aislados sino una actitud que se prolongó durante años; sin embargo al ser casos del pasado, quedaban  fuera del ámbito punible  en la actual legislación.

A pesar de ello, Gloria ha continuado luchando aportando su testimonio en aras de la prevención de abuso sexual infantil, participando en jornadas, aportando su experiencia, desde un punto de vista altruista. En unas ocasiones ha contado con la escucha y en otros con oídos sordos. Pero no por eso ha dejado de aportar su testimonio, a las instituciones, organismos y asociaciones dispuestas a trabajar por una mejor protección de la infancia en este campo.

A día de hoy, la Federación Española de Gimnasia no ha hecho ninguna reparación de ningún tipo a nuestra deportista Gloria. Antes les ha preocupado una salida honrosa  para alguien que no lo fue, que una solución o un mero detalle que implicara una voluntad de investigar, de crear una comisión interna, de demostrar un verdadero interés por los deportistas, o por las personas que han sido los verdaderos artífices de este deporte.

A pesar de todo lo ocurrido, da la sensación de que todo sigue igual. En nuestra visita a Valladolid pudimos ver que este entrenador se sienta a contemplar desde arriba el campeonato en un palco y se le siguen rindiendo ciertos honores aunque sean algo caducos.  Uno tiene la sensación de un mundo al revés de algo que choca con tus principios. Una persona que ha hecho un daño serio a la infancia y la vida de bastantes y que ha hecho del deporte un lugar a medida de sus necesidades personales, no debe de presidir los sueños de muchos deportistas que acuden allí.

Al final, lo que es algo precioso, el deporte, lleno de valores y de posibilidades se convierte en un mundo salvaje, una triste historia más de sexo turbio, de poder y de dinero. Lo que son los sueños de padres y de niños, se ven en demasiadas ocasiones truncados por una concepción equivocada en la que el deportista pasa a ser un instrumento del poder, un instrumento para el  beneficio económico y personal de otros, sin ningún escrúpulo.

La federación tampoco ha dado muestras de cambiar esta concepción. A pesar de ser organismos privados  en un porcentaje muy alto se sostienen con dinero público, cuya disminución está siendo repercutida directamente a los deportistas, sin ninguna aportación que revele una verdadera capacidad de gestión. Un modo de concebir el deporte absolutamente equivocado, en el que unos pocos se enriquecen, y el resto sobrevive a duras penas, pagándose sus propios viajes, sus propias lesiones deportivas, sin cobrar sus becas, y cobrando a cada deportista  por participar y a cada padre por ver un campeonato que siempre debió de ser financiado de otra manera.

Al final el evento no pudo ser más decepcionante en cuanto a lo organizativo.  Una entrega de trofeos tan larga, que los gimnastas hartos de esperar acabaron sentados de cualquier manera en la pista, con los carteles autonómicos tirados en el suelo mientras las autoridades imponían las medallas. Una chapuza, en la que ya no daban  ganas de aplaudir, sino de irse.

Pero no nos iremos. Seguiremos avanzando desde aquello en lo que creemos. En un deporte que sea compatible con ser persona íntegra. En un deporte lleno de esfuerzo y superación, pero también de felicidad. En un lugar sin miedo. En un lugar sin abuso, y sin una instrumentalización del deportista.  En un equilibrio de fuerzas entre todas las personas que han hecho y hacen posible este  deporte. En un lugar que sepa acoger y reconocer a los verdaderos protagonistas. No en un  mundo a la medida personal de nadie, y menos de gente sin escrúpulos.

Enrique Riaza

******

Querido Enrique.

Agradezco enormemente tus palabras y tu apoyo.  Agradezco enormemente tu amistad, encontrada, por fin, después de tantos años.  Lo hemos hablado mil veces.  Una de las cosas buenas que todo este proceso de revelación ha traido a mi vida sois vosotros.  Y es que a pesar de los momentos difíciles, he tenido la oportunidad de conoceros, conocer vuestra historia y cerrar ese círculo que continuaba abierto a pesar del gran esfuerzo que había hecho yo en mi vida por cerrarlo. Hablar con vosotros me dio fuerza y me di cuenta de que la manera de cerrar ese círculo y avanzar no era ocultando la verdad o negando una realidad que tanto daño me había hecho.  De repente me reencontré con un grupo de personas de mi niñez con las que compartí un espacio físico durante horas y horas, y años y años sin haber cruzado una mirada a los ojos o un “buenos días”, y me di cuenta de lo mucho que tenemos en comun.  Fue como si de verdad hubieramos crecido juntos y nunca nos hubieramos separado.

riaza y yo

 

Por ello doy gracias:  por haber podido conoceros.  Creo que ahora esa amistad durará hasta que “el cuerpo aguante”.

Gracias y mil gracias querido Enrique.

 

 

10 Responses to “Con Gloria Viseras, en el campeonato de España de gimnasia artística 2014”

  • Realmente me siento muy orgullosa y feliz de compartir mi amistad con personas tan maravillosas y autenticas como vosotros

  • Da la sensación, pero solo es eso, una sensación. Cada vez con menos fuerza.
    En realidad, y visto desde fuera, ya nada puede ser igual, aunque el presente siga generando dudas.
    Atreverse a enfrentarse a los miedos, aquellos que paralizaron vuestras vidas por algún tiempo, fue el comienzo.
    Los cambios, que deseáis y esperáis, siempre empiezan en uno mismo.
    Vuestros pasos harán el camino y seguro se cruzarán con mas personas, que vencidos sus pequeños o grandes miedos, os acompañarán.

    • Querida Bego,
      Seguimos luchando cada dia más fuertes gracias a los apoyos de la gente buena que he ido reencontrando en mi camino.
      Un beso fuerte.

  • Ser valiente no consiste en no sentir miedo, sino en sentirlo y aún así continuar adelante.

  • Querida Gloria….con que sencillez nuestro amigo común, ha expuesto desde tu valentía toda una vida y dedicación al deporte que amamos, dando ejemplo de seriedad y sin mas pretensiones que se haga justicia, que no vuelva a suceder este atentando a los mas vulnerables, en este caso hacia tu persona, así como una visión de la FEG. de la que por su sectarismo y desprecio a los que no piensan como ella, tienen abandonados: territoriales,clubes, entrenadores, gimnastas, padres, etc….sufren las
    consecuencias de semejante violación de la democracia Deportiva.
    Habernos encontrado después de 30 años, ha sido para mi y para todos nosotros un regalo de amistad.
    Gracias por tu valentía y compromiso Gloría,y a ti Enrique felicidades por esta exposición.
    Fernando Lopez Arroyo

  • De todo lo que escribes lo que más me gusta es la reflexión desde mirar para otro lado hasta apoyar, ahí está la clave de que el sufrimiento que supone denunciar, sea más o menos llevadero. No aislar a las víctimas, no permitir su culpabilización, defenderlas de las acusaciones de mentirosos….todo es demasiado duro como para permitir la re-victimización.

    • Querida Clara,

      Muchisimas gracias por tu mensaje. Seguimos luchando por cambiar las cosas para que los niños no tengan que vivir todas sus vidas con las heridas que deja en ellos el abuso.
      Un fuerte abrazo.
      Gloria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *